Noé, el padre que salvó a su familia

Padres de la Biblia, sus aciertos y desaciertos

¿Qué opinaría usted de un Predicador o de un Misionero que después de varias décadas en el Ministerio, no llega a contar ni siquiera una docena de convertidos al evangelio? Probablemente algunos comentarios serían: “Es muy perezoso, no trabaja lo suficiente, mejor sería que se jubilara y le diera el ministerio a una persona más joven, es mal predicador, etc.”. Noé es un personaje bíblico que tiene mucho para enseñarnos, además de la construcción del arca. En los días de Noé el número de personas que tenían fe en Dios, que le buscaban y le agradaban, se había reducido únicamente a una persona. Como respuesta, Dios le dio a la humanidad una última oportunidad de arrepentirse que duró 120 años, tiempo durante el cual hizo que Noé construyera un arca y de esta forma presentar un mensaje para la humanidad. Noé no solo fue perseverante al comprometerse con Dios en un proyecto a muy largo plazo, sino que fue obediente al seguir sus instrucciones. A Noé no le importó que las personas pensaran que estaba loco, por el hecho que se encontraba construyendo un barco gigante en tierra seca. Le importó obedecer a Dios. Las personas se acercaban únicamente por curiosidad y para juzgarlo. Al final, este padre de familia solo pudo convencer a su familia de entrar al arca. Génesis 7:7 lo relata: “Y por causa de las aguas del diluvio entró Noé al arca, y con él sus hijos, su mujer, y las mujeres de sus hijos”. De Noé se pueden decir muchas cosas negativas como por ejemplo que se embriagó y se rebajó moralmente ante sus hijos, o que solamente pudo convencer a su familia de entrar al arca y escapar del juicio de Dios. Sin embargo, el hecho de salvara su familia dice mucho.

Le doy un consejo práctico a usted que sirve en su iglesia local: Vea a su familia como su primer y principal Ministerio. Algunos Ministros del Evangelio salvan a miles de personas, pero pierden a su familia. No olvide que su familia es su principal ministerio.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.