Adán, el primer padre del mundo

Padres de la Biblia, sus aciertos y desaciertos

¿Cree usted que es fácil ser padre de familia? Desde luego que no lo es, mucho menos si usted hubiese sido el primer padre del mundo. Adán tuvo el privilegio de ser el primer ser humano creado directamente por la mano de Dios. Fue el primer espíritu humano, la primera alma viviente. Pero Adán tuvo muchos otros privilegios: Fue el primer ser humano creado por Dios, el primero en hablar con Dios, el primero en tener novia y en casarse, fue también el único hombre que no tuvo suegra y fue el primer padre de familia de la raza humana. Génesis 4:1,2 “Conoció Adán a su mujer Eva, la cual concibió y dio a luz a Caín, y dijo: Por voluntad de Jehová he adquirido varón. Después dio a luz a su hermano Abel. Y Abel fue pastor de ovejas, y Caín fue labrador de la tierra”. Ambos hijos, Caín y Abel nacen como el resto de los mortales, con la naturaleza pecaminosa. Ellos eran dos hermanos en condiciones iguales, pero uno fue declarado justo por Dios y el otro, se convirtió en el primer impío y asesino. Seguramente, los dos escucharon en labios de sus padres el relato de la creación y la desobediencia a Dios. Sus padres les contaron la manera en que le fallaron a Dios, como trataron de cubrir su pecado y la manera en que Dios había sacrificado un animal para cubrirlos. Sin embargo, cada uno tomó un camino distinto. Adán, fue un padre de familia que descubrió que su pecado trajo serias consecuencias.

Por lo tanto, tome en cuenta que nuestro pecado trae consecuencias. Debemos entender que si le fallamos a Dios no vamos a salir ilesos, vamos a pagar el precio. Los que tienen vicios, se enferman física, mental, emocional y espiritualmente, por beber alcohol, fumar o usar drogas. El que comete adulterio, probablemente pierda su matrimonio o la paz en su hogar. El que roba y el tramposo, pueden parar en la cárcel. Así que de una y otra manera pagamos por nuestro pecado. Lo que sembramos eso ciertamente cosechamos.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.