Raquel, la madre que murió cuando nació uno de sus hijos

Madres de la Biblia, sus aciertos y sus desaciertos

Se ha preguntado alguna vez ¿Por qué los cristianos promovemos la monogamia, cuando en la época antiguo testamentaria se permitía la poligamia? Creo que ante esta interrogante, debemos recordar que el propósito original de Dios es el matrimonio monógamo: Varón y hembra los creó al principio. Dios no hizo un hombre para otro hombre o una mujer para otra mujer. Es decir, Dios no instituyó los matrimonios homosexuales. Tampoco hizo varias mujeres para un hombre ni a varios hombres para una mujer. Fueron los mismos seres humanos los que se encaminaron a la poligamia. Fue Sara en su desesperación quien le propuso a Abraham que tuviera descendencia con su esclava Agar. En el caso de Jacob, pretendía casarse con una sola mujer: Raquel. Sin embargo, su tío Labán lo empujó a casarse con sus dos hijas: Lea y Raquel y éstas a su vez, lo empujaron a tener relaciones con sus siervas Bilhá y Zilpa. De manera que por un tiempo se legalizó la poligamia, pero Jesús restableció la monogamia, según leemos en Mateo 19:4,5. Pero retomemos el caso de Raquel, una esposa que compartía a su esposo y que era estéril, por lo que no le podía dar hijos. Génesis 30:22 nos dice que Dios tomó en cuenta las oraciones de esta mujer: “Y se acordó Dios de Raquel, y la oyó Dios, y le concedió hijos”. Raquel fue la madre de José así como de Benjamín. Precisamente cuando nació Benjamín, murió Raquel según narra Génesis 35:16-19. Tristemente muchas mujeres continúan muriendo durante el parto. Según la Organización Mundial de la Salud, cada minuto muere una mujer por complicaciones del embarazo o parto. Es decir, unas 529,000 madres mueren cada año de esta manera.

Si usted está esperando un bebé, tome en cuenta la importancia de tener una sana nutrición durante el embarazo y de contar con cuidados obstétricos durante el parto. Cuídese y cuide de sus hijos.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.