Combatiendo el antivalor del divisionismo

Combatiendo los antivalores en la familia

¿Es su familia unida o es una familia dividida? ¿Mantienen una buena relación, se reúnen periódicamente, tienen una sana comunicación familiar? Nada más complicado, que tener una familia dividida, en donde las disputas están a la orden del día y la falta de armonía es palpable. Por otro lado, nada más especial en esta vida, que disfrutar de una familia unida, que un grupo familiar que tienen almuerzos, cenas, viajes juntos, que practican deportes, organizan salidas, en fin; que fortalecen los lazos de unidad y armonía. Jesús vivió en el seno de una familia, y a pesar de ser Dios se sometió a sus padres y los respetó para mantenerse cerca de ellos. En Lucas 2:40-42 se nos describe la siguiente escena cuando Jesús tenía doce años: “Y el niño crecía y se fortalecía, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios era sobre él. Iban sus padres todos los años a Jerusalén en la fiesta de la pascua; y cuando tuvo doce años, subieron a Jerusalén conforme a la costumbre de la fiesta”. Jesús viajó con sus padres a Jerusalén para celebrar la Pascua, pero cuando retornaban se separó de ellos (sin que éstos se dieran cuenta) para entrar al templo y dialogar con los doctores de la ley. Obviamente, estos preocupados padres comenzaron a buscarlo desesperadamente, hasta que lo encontraron y lo recuperaron. Aun cuando ellos no comprendían que a Jesús le era necesario estar en los negocios de su Padre Celestial, se sometió a la autoridad de sus padres terrenales viviendo con ellos hasta que fue un adulto de 30 años, cuando salió de casa para llevar a cabo su obra redentora. La Biblia nos muestra un bello cuadro de unidad en la familia de Jesús.

Si usted anhela tener una familia unida y desea atacar al antivalor del divisionismo, tome en cuenta que debe fomentar los valores de grupo y dejar a un lado el individualismo. Eso significa que si a usted le gusta salir a correr por ejemplo, puede motivar a otros miembros de su familia a acompañarle. Si le gusta ir al teatro, no vaya solo o sola, lleve a cuantos pueda de su casa.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.