Combatiendo el antivalor del odio

Combatiendo los antivalores en la familia

El odio forma parte de esa escala de antivalores que debemos erradicar en nuestras vidas y en nuestras familias. ¿No le parece? Por supuesto, el odio es más que una emoción, es una mala actitud que alimenta las enemistades y conduce a una vida de desdicha, resentimientos, amargura y deseo de venganza. Es por eso que Proverbios 10:12 afirma: “El odio despierta rencillas; pero el amor cubrirá todas las faltas”. El amor es un valor que debemos cultivar en nuestras familias, el odio es un antivalor que debemos combatir. La tendencia humana es pagar mal por mal, ofensa por ofensa, odio por odio. Por eso, el odio debe ser atacado con el antídoto del amor. El odio solamente despierta rencillas, disputas, peleas, altercados, luchas, contiendas, batallas, guerras, discusiones, riñas, enemistades. No es esa la voluntad de Dios para nuestras vidas. Dios no quiere que usted viva disgustado y lleno de rencores. El anhelo de Dios es que usted goce de una buena relación vertical con Él y de una buena relación horizontal con los demás, llámense familiares, amigos, compañeros de estudio o trabajo, hermanos en la fe, clientes, etc. El odio es un sentimiento negativo que nos daña a nosotros mismos, el amor en cambio es un sentimiento positivo que nos hace crecer y edifica la vida de quienes nos rodean. Lamentablemente el odio entre miembros de la familia es tan antiguo como el mismo ser humano. Fue en la primera familia humana, donde un hermano le quitó la vida a su hermano sanguíneo.

De manera que, ataque el antivalor del odio en el seno de su hogar. No se refugie en el alcohol o las drogas para ahogar sus penas, refúgiese en Dios. No albergue rencores, haga las paces con quien tenga que hacerlas. Tome la iniciativa, no espere que lleguen a pedirle perdón. Perdone a sus padres, si no fueron padres responsables. Sane su corazón y sane la relación. Perdone a sus hijos, si han sido hijos rebeldes. Perdone a su cónyuge y elimine toda raíz de amargura de su corazón.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.