Combatiendo el antivalor de la pereza

Combatiendo los antivalores en la familia

¿Cómo se pueden definir los antivalores? Si definimos los valores como los principios bíblicos o morales que dirigen la conducta o comportamiento de una persona, una familia o un grupo social; podemos afirmar que los antivalores demuestran la ausencia de principios morales de una persona o grupo social. En ese sentido, debemos cultivar los valores dentro del grupo familiar y atacar los antivalores, ya que tanto unos como otros se transmiten en el seno del hogar. Por esa razón, esta serie se titula: Combatiendo los antivalores en la familia. Uno de esos antivalores importantes que debemos combatir en el hogar es la pereza. Uno de los libros de la Biblia que habla acerca de la pereza como un estilo de vida que daña a la persona, es Proverbios. Por ejemplo, en Proverbios 21:15 dice claramente que: “El deseo del perezoso le mata, porque sus manos no quieren trabajar”. Como vemos, la persona perezosa es enemiga del trabajo, pero recordemos que el trabajo dignifica al ser humano y lo eleva a una mejor calidad de vida. En lugar de amar el trabajo, el perezoso ama el sueño. Proverbios 26:14 lo confirma: “Como la puerta gira sobre sus quicios, así el perezoso se vuelve en su cama”. El perezoso se mueve sobre su cama una y otra vez, de la misma manera que una puerta se abre y se cierra una y otra vez. Como consecuencia, su pereza le conduce a la pobreza. Proverbios 10:4 asegura: "La mano negligente empobrece; mas la mano de los diligentes enriquece". La persona haragana padecerá hambre, puesto que se resiste a trabajar.

De modo que, combata en su familia el antivalor de la pereza. Otórgueles a sus hijos responsabilidades de acuerdo a sus edades. No lo haga todo por ellos, porque los convertirá en perezosos. Que recojan sus juguetes, que hagan sus camas, que laven los trastos que usan, que barran y trapeen, que rieguen el jardín, que laven ocasionalmente el vehículo. Que trabajen en sus vacaciones, que le acompañen a su trabajo de vez en cuando y vean como se gana la vida Enséñeles un oficio además de estudiar una carrera.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.