Cultivando el valor de la fidelidad

Cultivando los valores en la familia

Personalmente considero que la fidelidad es un valor que está en peligro de extinción. ¿Está usted de acuerdo conmigo? Son muchos los que han experimentado la infidelidad y ya no creen en la lealtad de nadie. Por eso pienso que la fidelidad es un valor que está en peligro de extinción. Así como hay especies de animales en peligro de desaparecer, por lo que algunas organizaciones y personas están luchando para que estos animales no desparezcan, hay muchos valores en peligro de desaparecer, como la honestidad, la responsabilidad, la puntualidad y por supuesto, la fidelidad. Por lo tanto, los cristianos debiéramos lanzar una campaña de conservación de estos valores, así como el mundo promueve campañas de conservación para salvar al oso panda, al koala, al puma, al gorila, al cóndor y al tigre entre otros. Definitivamente no queremos perder a esos animales, mucho menos podemos darnos el lujo de perder dichos valores cristianos. La fidelidad es una característica, atributo o particularidad exclusiva de Dios. Deuteronomio 7:9 dice: “Conoce, pues, que Jehová tu Dios es Dios, Dios fiel que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos, hasta mil generaciones”. Por supuesto, hasta mil generaciones es una figura de lenguaje para decir que Dios es fiel por siempre. Esta cualidad es esencial a su ser, sin ella no sería Dios. Para Dios ser infiel es obrar en contra de su naturaleza, lo cual es imposible. La fidelidad a una persona está relacionada con el amor hacia la misma y con los principios que dirigen nuestra vida. De allí que es importante cultivar dicho valor en el seno del hogar.

Demuéstreles a sus hijos que se debe y se puede ser fiel a una amistad o a una causa Enséneles con sus actos, que las promesas se cumplen. Si usted juró ante el altar ser fiel a su pareja hasta que la muerte los separe, cumpla su promesa.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.