Cultivando el valor de la sinceridad

Cultivando los valores en la familia

Le pregunto: En su familia ¿Hay sinceridad? ¿Hablan todos con la verdad o se esconden las cosas? Un importante valor que debemos cultivar en el hogar, es la sinceridad. Dentro de los diez mandamientos que Dios promulgó en el Sinaí, en Éxodo 20:16 leemos el noveno mandamiento que dice: “No hablarás contra tu prójimo falso testimonio”. Como sabemos, los mandamientos divinos son más que una lista de obligaciones a practicar o acciones a evitar, son normas de vida. Cuando los obedecemos, nos ayudan a vivir una vida abundante. En ese sentido, el noveno mandamiento prohíbe decir mentiras y todo lo que atenta contra la reputación del prójimo. Por supuesto, el Apóstol Juan nos recuerda que todos mentimos. En 1 Juan 1:8 nos recuerda: “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros”. En ese sentido, hay una diferencia entre el hecho de mentir ocasionalmente y tener el mal hábito de mentir frecuentemente. Esto último lo debemos evitar. Aunque todos mentimos ocasionalmente, en nuestras familias debemos fomentar la sinceridad. El valor de la sinceridad va más allá de hablar con la verdad, pues es la capacidad de ser auténtico y transparente. Pero piense en estos ejemplos: Suena el teléfono y no queremos hablar con esa persona, decimos en casa: “Si es fulano(a) no estoy” o “dile que no estoy” “dile que estoy ocupado, que estoy en una reunión”. Si nosotros contestamos y no queremos hablar con esa persona, decimos: “Ahora mismo no te puedo atender, pero te llamo en cinco minutos” y nunca devolvemos la llamada. Si éramos nosotros quienes teníamos que llamar a alguien y luego nos reclama porque no lo llamamos, le decimos: “Estuve llamando pero sonaba ocupado”.

En fin, le doy un consejo práctico: No se ahogue en mentiras ni involucre a sus hijos en la falta de sinceridad. Más bien, sea sincero siempre con Dios, con los demás y con los suyos.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.