Cultivando el valor del agradecimiento

Cultivando los valores en la familia

¿Alguna vez usted ha dicho “este mi hijo es un mal agradecido” o “mi mamá no agradece nada”? Precisamente, uno de los valores que se debe cultivar en el seno del hogar es el agradecimiento. La ingratitud es señal de egoísmo y orgullo. El agradecimiento es señal de educación y reconocimiento del valioso apoyo de los demás en su vida. Es que Dios nos creó como seres sociales, necesitamos de los demás. Sin embargo, la gran mayoría de las personas en nuestra sociedad son mal agradecidas. Un ejemplo de esto, lo vemos en Lucas 17:11-19 que narra: “Yendo Jesús a Jerusalén, pasaba entre Samaria y Galilea. Y al entrar en una aldea, le salieron al encuentro diez hombres leprosos, los cuales se pararon de lejos y alzaron la voz, diciendo: ¡Jesús, Maestro, ten misericordia de nosotros! Cuando él los vio, les dijo: Id, mostraos a los sacerdotes. Y aconteció que mientras iban, fueron limpiados. Entonces uno de ellos, viendo que había sido sanado, volvió, glorificando a Dios a gran voz, y se postró rostro en tierra a sus pies, dándole gracias; y éste era samaritano. Respondiendo Jesús, dijo: ¿No son diez los que fueron limpiados? Y los nueve, ¿dónde están? ¿No hubo quien volviese y diese gloria a Dios sino este extranjero? Y le dijo: Levántate, vete; tu fe te ha salvado”. Como notamos, de diez leprosos a quienes Jesús sanó, solamente uno volvió para darle las gracias. Eso indica que por lo general, el 90% de las personas no han cultivado el valor del agradecimiento.

Siendo que en todos los lugares y especialmente en nuestra casa necesitamos el apoyo moral, físico, económico y espiritual de los demás, cultive en su vida y en la de sus familiares el hábito del agradecimiento. Fomente en sus hijos la humildad, ya que la falta de humildad hace que no seamos agradecidos. Agradezca a Dios por la vida, las bendiciones y a los demás por sus muestras de amor y apoyo, porque después de Dios, la familia es prioridad.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.