Padres abusadores

Paternidad Responsable

¿Es usted del tipo de padres que están atentos a cualquier error que sus hijos cometen para disciplinarlos? ¿Los vigila constantemente pues quiere tener hijos perfectos que no molesten y que sean obedientes al pie de la letra? El día de ayer hablábamos de los padres consentidores, hoy me refiero al otro extremo: los padres abusadores. Aquellos que al contrario que los anteriores, no son muy tiernos y rechazan generalmente a sus hijos. Cuando los chicos se comportan mal, entonces los golpean, los insultan y les gritan. Como resultado, sus hijos crecen con un complejo de inferioridad, culpabilidad y fracaso. Cuando llegan a la adolescencia y a la edad adulta, imitan inconscientemente la brutalidad de sus padres y exigen un extremado afecto por parte de sus cónyuges. Proverbios 19:18 nos recomienda: “Castiga a tu hijo en tanto que hay esperanza; mas no se apresure tu alma para destruirlo”. Como notamos, la recomendación es aplicar en nuestros hijos castigo, disciplina e instrucción antes de que sea demasiado tarde, pero sin destruirlos, maltratarlos o abusar física o emocionalmente de ellos.

Por eso, le doy un consejo práctico: Moldee la conducta de sus hijos sobre todo con su buen ejemplo. Use la persuasión y la razón. El castigo físico moderado, solo debe usarse cuando después del consejo su hijo o hija desobedece abiertamente y luego de explicarle la razón por la cual lo hará. Disciplinarlos no es agradable, pero es necesario. Sin embargo como cristianos debemos someternos a las leyes terrenales. Por ejemplo en Suecia la ley prohíbe dar nalgadas. En Estados Unidos, cada estado tiene su ley respecto al castigo físico a los hijos, generalmente éste es prohibido o muy limitado. En nuestra América morena hay más libertad al respecto, pero por eso mismo se ha caído en el abuso. Lo importante es que ambos padres estén de acuerdo en la forma de corregir a los hijos. Demuéstreles amor a Dios y a su familia, porque después de Dios, su familia es prioridad.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.