El concepto del trabajo en la familia

Lo que Jesús enseña sobre la familia

¿Cuál es el concepto que usted tiene del trabajo? ¿Vive usted quejándose de su trabajo o disfruta lo que hace y le da gracias a Dios por la empresa, negocio o lugar de trabajo? ¿Le enseña a sus hijos a trabajar, los educa para que se preparen y desempeñen un oficio o carrera para ganarse la vida? Nuestro Señor Jesucristo, para referirse a la incredulidad de los principales sacerdotes y ancianos que le escuchaban, relató en Mateo 21:28-30 una parábola en la que habla de un padre de familia que envía a sus hijos a trabajar. Estas son sus palabras: “Pero ¿qué os parece? Un hombre tenía dos hijos, y acercándose al primero, le dijo: Hijo, vé hoy a trabajar en mi viña. Respondiendo él, dijo: No quiero; pero después, arrepentido, fue. Y acercándose al otro, le dijo de la misma manera; y respondiendo él, dijo: Sí, señor, voy. Y no fue”. Acá vemos a un padre que motiva a sus hijos a trabajar. Los padres judíos tenían como objetivo transmitirles la fe a sus hijos y enseñarles un oficio con el que pudieran trabajar y ganarse la vida. El concepto del trabajo en la familia judía, era altamente estimado y correcto. Ellos sabían que Dios había creado al ser humano como alguien laborioso, pues Adán recibe instrucciones para trabajar protegiendo y cultivando el huerto del Edén antes de la caída. Sabían que era necesario enseñarles a los hijos la responsabilidad de trabajar en un oficio o profesión de acuerdo a los dones recibidos de Dios. Entendían que debemos ser responsables trabajando por el bien de nuestra familia, nuestra iglesia y nuestra nación.

Por eso le doy un consejo práctico: Si nacimos para ser pintores, bomberos, ingenieros o panaderos; seamos los mejores en nuestro campo. La verdadera felicidad se encuentra en valorar lo que somos y lo que tenemos. Trabaje sin quejarse, trabaje feliz llevando el pan sobre su mesa y prepare a sus hijos para entrar al mundo laboral responsable y honestamente, porque después de Dios, su familia es prioridad.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.