La familia espiritual

Lo que Jesús enseña sobre la familia

¿Sabía usted que muchas personas tenemos dos familias en esta tierra? No me refiero a la familia sanguínea y a la familia política, porque ambas deben fusionarse en una sola. Hablo de nuestra familia y de la familia espiritual. Jesús mismo enseñó esta verdad. Mateo 12:46-50 relata: “Mientras él aún hablaba a la gente, he aquí su madre y sus hermanos estaban afuera, y le querían hablar. Y le dijo uno: He aquí tu madre y tus hermanos están afuera, y te quieren hablar. Respondiendo él al que le decía esto, dijo: ¿Quién es mi madre, y quiénes son mis hermanos? Y extendiendo su mano hacia sus discípulos, dijo: He aquí mi madre y mis hermanos. Porque todo aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ése es mi hermano, y hermana, y madre”. En esa oportunidad, mientras Jesús enseñaba, llegaron su madre y sus hermanos. Mateo 13:55,56 nos da los nombres de sus hermanos o hijos de José y María: Jacobo, José, Simón y Judas. En ningún momento Jesús le resta importancia a su familia sanguínea, pero expresa que su prioridad número uno era su relación con Dios. Además, indica que Él también tenía una familia espiritual al señalar a sus discípulos. Incluso termina invitando a sus oyentes a formar parte de dicha familia, pues todo aquel que hace la voluntad de Dios es su hermano y su hermana. Jesús subrayó la importancia de contar con una familia espiritual. Es que tener una familia por la sangre o por la ley es una bendición, pero tener una familia por el vínculo espiritual es de la misma manera un regalo de Dios. De hecho hay personas viudas, huérfanas o abandonadas que no tienen lazos familiares, pero disfrutan de una familia de la fe.

Por eso le doy un consejo práctico: Intégrese a una iglesia local o si ya la tiene, valórela. Allí encontrará una familia espiritual donde todos tienen al mismo Padre Celestial, tienen a Jesús como hermano mayor y cada uno son hermanos en la fe. La iglesia es una bella familia que apoya a sus miembros.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.