Padres consentidores

Paternidad Responsable

¿Consiente usted a sus hijos concediéndoles todos sus gustos? Cuándo su hijo o hija deja su cuarto desordenado ¿recoge usted y ordena sus libros, zapatos, juguetes y ropa? Cuándo le piden dinero para gastar ¿se los da siempre? Definitivamente, uno de los errores más comunes que se cometen en la crianza de los hijos es ser padres súper amparadores, que miman en exceso a los hijos, los protegen, acarician, consienten y abrigan sin cesar. Es por eso que Proverbios 29:15 nos advierte: “La vara y la corrección dan sabiduría; mas el muchacho consentido avergonzará a su madre”. El hijo consentido será una vergüenza para su madre nos dice el proverbista. Es interesante que en este caso se menciona a la madre y no al padre, porque generalmente son las madres quienes más consienten a sus hijos. Tomemos en cuenta que este versículo de la Palabra de Dios anima a los padres a aplicar la disciplina amorosa pero firme a los hijos. Sin embargo, los padres consentidores son aquellos que viven diciendo: “Cuidado mi hijito(a), no te vayas a lastimar”, o “no te preocupes que mamá o papá está contigo” y frases similares que reflejan sobreprotección. Por supuesto, es necesario cuidar y proteger a los hijos, pero no al punto de formar niños tímidos, que fácilmente se desaniman y que no se pueden valer por sí mismos cuando llegan a la juventud y a la edad adulta.

Por esa razón, le doy un consejo práctico: Si usted permite que sus hijos hagan lo que quieran y no les impone reglas, solo estará formando hijos emocionalmente inestables. Delégueles a sus hijos ciertas responsabilidades, oficios o quehaceres en su casa, de acuerdo a sus edades. Corrija sabiamente sus tendencias negativas. Muéstreles mucho amor, pero recuerde que Dios disciplina a sus hijos porque los ama. Amor sin disciplina, no es amor. Guarde el equilibrio. Sea firme y amoroso como padre o madre de familia. Recuerde, después de Dios, la familia es prioridad.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.