Cuidando la salud de los jóvenes

Cuidando la salud de la familia

¿Estaba enterado(a) usted que la mitad de los habitantes del mundo tienen menos de 25 años? ¿Sabía que específicamente el 30% de la población mundial tiene entre 10 y 24 años? Eso significa que gran parte de la población de nuestro mundo son jóvenes. Aunque los índices de mortalidad de los jóvenes es relativamente bajo, comparado con los niños de corta edad y los ancianos, los jóvenes deben cuidar su salud, sobre todo por los cambios sociales que se dan en nuestro mundo. Actualmente tenemos más jóvenes deprimidos y estresados como nunca antes, debido al demandante estilo de vida que llevan nuestros jóvenes en el siglo XXI. Uno de los cambios sociales que más afecta a la salud de los jóvenes, es el uso excesivo de Internet y las redes sociales, que los encamina al ocio y al asilamiento pues ya no tienen contacto personal con los demás. Cuando los jóvenes se vuelven adictos al uso de las tecnologías de la información y de la comunicación, es decir a las computadoras y a los teléfonos celulares, su salud integral se ve tremendamente afectada. En ese sentido, el apóstol Pablo nos pregunta en 1 Corintios 6:19 “¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?”. Independientemente de la edad que tengamos, los creyentes reconocemos que nuestro cuerpo le pertenece a Dios y que en él habita Dios. Por lo tanto, debemos cuidarlo. 

Si usted es una persona joven preocupada por el cuidado de su salud, le doy algunos consejos prácticos: Recuerde que la promiscuidad sexual, el uso de drogas, alcohol y cigarrillos, son situaciones y conductas de riesgo para la juventud. Como jóvenes también deben cuidar su alimentación, puesto que debido a su edad generalmente no padecen de enfermedades. Sin embargo, las consecuencias de hacer uso frecuente de las comidas rápidas, gaseosas, etc., se sufrirán más adelante, si no son cuidadosos consigo mismos. Cuide de su vida y la de aquellos que le rodean, porque después de Dios, su familia es prioridad.

La mayoría de personas casadas anhelan disfrutar de un matrimonio saludable y duradero, así como de una familia estable. Sin embargo, no saben cómo lograrlo. Es por esa razón que surgió el Ministerio “La Familia es Prioridad”, cuya misión es: Promover matrimonios estables, familias sólidas e iglesias saludables; a través de programas radiales, literatura cristiana, consejería, página web, conferencias y seminarios, de modo que se vea a la familia como prioridad.

Este es un Ministerio Cristiano no lucrativo. Sin embargo, depende de las ofrendas voluntarias de sus oyentes y los usuarios frecuentes de la página, para su funcionamiento; ya que sin las mismas no se podría producir y distribuir los programas radiales, ni darle mantenimiento a la página web.

Si usted ha sido edificado con los programas radiales, los artículos o algún otro recurso del sitio web y si Dios le ha puesto en su corazón el deseo de colaborar con un donativo único o una ofrenda mensual, comuníquese con nosotros y le indicaremos cómo hacerlo. Escríbanos a: programa@lafamiliaesprioridad.com

Su apoyo en oración es clave y su aporte económico muy valioso.

Atentamente,

Junta Directiva de La Familia es Prioridad.